Bizco-pudding de calabacín con espelta y sirope de ágave

P1020751

Lo de la cocina de aprovechamiento desde hace un tiempo me encanta, no lo puedo resistir. Yo creo que es una cuestión de la edad, te vas haciendo mayor y hay ciertos patrones que se instalan en tu vida que eran propios de las personas que tú considerabas… ¿adultas? ¿Y ahora yo soy una de ellas?

Y un día de repente piensas… – Mierda, ¿cómo he llegado yo hasta aquí? Pero si ni siquiera he roto el cordón umbilical con mi madre y todos me tratan como si fuera ya del clan de los… ¿sabios?

Sabios por no decir mayores claro… y es que eso duele. Duele porque soy de esa generación que tiene complejo de Peter Pan, que ha sido la primera que ha sentido de lleno la libertad y que ha vivido sin muchas preocupaciones porque ha tenido unos padres que han intentado que disfrutemos con todo lo que ellos han echado de menos. Y no solo me refiero a lo material, que también, me refiero sobre todo a otro tipo de cosas que han hecho que las relaciones entre padres e hijos sean de otra manera a la que había en la anterior generación, como demostrar más el cariño, la cercanía… Todas esas cosas yo creo que han influido en la transformación de la sociedad que estamos viviendo. Y claro, tanta sobre protección pues tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Y dicen que lo malo sería no hacerse mayor, lo sé, pero casi mejor ir haciéndonos a la idea poco a poco ¿no? Pues por eso estoy en este mundo de lo sano y lo más natural posible, a ver si consigo engañar a los radicales libres y al paso del tiempo.

P1020746

Sí, me está engañando mi subconsciente, ¿he relacionado el bizcocho de calabacín con todo este tostón que he escrito? Que venga Freud y lo analice. Necesito supervisión médica hasta para cocinar.

Al lío entonces. Que hice unos calabacines rellenos el fin de semana, y con lo que me sobró de vaciarlos hice una versión del típico “Bizcocho de Calabacín” del libro de “Repostería y pastelería” de Thermomix que yo rebautizo como “Bizco-Pudding” porque la textura a mí me parece más de postre que de bizcocho, para comer con cuchara. Como siempre, he hecho la versión con espelta y sirope de ágave, y además le he añadido un poco de jengibre que me parecía que le pegaba y le ha dado mucho frescor.

P1020714

Ingredientes

– 250 gr. de calabacín, puede ser en trozos con piel o sin piel.

– 3 huevos, de gallinas camperas o ecológicos mejor

– 100 g. de sirope de ágave

– Ralladura de un limón

– 100 gr. de mantequilla o aceite de oliva

– 1 cucharadita de canela

– 1 cucharadita de jengibre

– 180 gr. de harina de espelta

– 1 sobre de levadura

– 1 pellizco de sal

– 70 gr. de nueces troceadas

– 70 gr. de dátiles en trozos pequeños

– 70 gr. de pasas maceradas en algún licor que tengas

Modus Operandi

1) Mezclar los huevos con el sirope, la ralladura de limón, la mantequilla o el aceite, la canela, el jengibre y los calabacines. En Thermomix unos 30 segundos a velocidad 5 ó 6. Con batidora hasta que tengas una pasta.

2) Añadir los ingredientes secos, la harina, con la levadura y la sal. Mezclar todo bien con una espátula, con batidora o con la Thermomix 5 segundos velocidad 3. 

3) Añadir las nueces en trozos, los dátiles y las pasas escurridas. Mezclar con una espátula.

4) Engrasar un molde, a mí me gusta el alargado en este caso. Volcar la mezcla en el molde.

5) Meter en el horno a unos 180º durante 40 minutos aproximadamente. Pinchar con algún artilugio y ya sabes, si sale limpio es el momento de sacarlo del horno. Dejar templar antes de desmoldar y por supuesto, comer.

PD. La textura queda un poco en plan desmoronamiento si nos pasamos con las nueces, dátiles y pasas ya que al no llevar azúcar ni trigo normal no compacta de la misma forma. En la receta original venía 100 gr. de cada uno, pero lo he reducido por esa causa.

P1020771

Y como le estoy pillando el gusto a esto del #comesintrigoybailarás, pues voy a ir añadiendo a cada entrada la música que me gusta, a ver si al menos consigo traeros a esto de la cocina sana cual flautista de Hamelin. Aviso para navegantes, alguna de mis propuestas pueden dañar vuestros oídos, soy capaz de pasar del rock más preciado al pachangueo que todos llevamos dentro y no queremos confesar (esto lo haré cuando tengamos más confianza).

Anuncios

4 comentarios en “Bizco-pudding de calabacín con espelta y sirope de ágave

  1. Me gustan más los puddings que los bizcochos, así que genial!!. Pintaza. Se ve que en estas recetas conviene rectificar las cantidades en función de las materias primas que se utilizan. Los comentarios filosóficos….lo mejor de las recetas!!. Y los vídeos!!

    Me gusta

    1. Seguiremos con los vídeos como parte fundamental de comer sin trigo. Lo de la filosofía… pues eso es… divagar sin sentido, pero sienta bien, la verdad. Las cantidades, efectivamente, es mejor ir rectificando, este lo he hecho varias veces y modificando siempre. Gracias por comentar, hace mucha ilusión!!

      Me gusta

  2. Buenísimo!!., el bizcocho,aunque también me encanta tumbarme en mi sofá a leer esta maravillosa página y reírme con tus comentarios filosóficos, que son grandes verdades,,,,,,!!!! I love IT!!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s